Mazarrón, un tesoro en la Costa Cálida

Mazarrón, un tesoro en la Costa Cálida

En la Región de Murcia, situada en la bahía que lleva su nombre, se encuentra Mazarrón, una localidad cuyas costas han sido el ya fueron uno de los lugares escogidos por los comerciantes fenicios y romanos y lugar de encuentro de pescadores y marineros de todas las épocas.

Mazarrón está compuesta por dos núcleos urbanos: el puerto y, a 5 km de la costa, la capital del municipio. Su nombre, probablemente está ligado a la gran abundancia de minerales que se hallan en la zona. El plomo, la plata, el zinc, el hierro, el alumbre y el almagre atrajeron a fenicios, romanos y árabes que, además de explotar las minas, utilizaron el puerto como punto estratégico en las rutas comerciales del Mediterráneo. Toda esta actividad dejó a su paso valiosos restos arqueológicos.

Pero una vez que los recursos se agotaron, Mazarrón dio paso a otro tipo de explotación: el de la industria turística y agrícola, así como la intensificación de las actividades pesqueras.

Los 35 km de litoral, una temperatura media de 20ºC durante todo el año y unas playas adaptadas a todos los gustos y necesidades, han convertido el municipio en uno de los destinos turísticos más frecuentados de la provincia.

La belleza natural del entorno también ha contribuido a su fama. Uno de los lugares más insólitos de Mazarrón son las Erosiones de Bolnuevos. Se trata de un conjunto de formas fantásticas esculpidas por el agua y el viento en la roca blanca y que parecen sacadas de una película de ciencia ficción.

Por otro lado, la Sierra de las Moreras, con varios espacios protegidos, se presenta como uno de los enclaves preferidos para disfrutar de la naturaleza y realizar diversas actividades al aire libre.

El mar también muestra un encanto especial. Cada año llegan a estas aguas delfines, cachalotes y ballenas calderón, un espectáculo que es posible contemplar desde cierta distancia a bordo de una goleta de época preparada para la ocasión. Pero la bahía de Mazarrón también se caracteriza por sus aguas cristalinas y la biodiversidad del fondo marino, plagado de cuevas y grietas submarinas. Esto la convierte en un lugar ideal para practicar submarinismo y otras actividades náuticas, tales como parapente de mar, remo, esquí náutico o competiciones de regatas.

Mazarrón cuenta con un importante patrimonio arquitectónico que invita al visitante a perderse entre sus calles. Debido a las diversas culturas que habitaron la zona a lo largo de los siglos, es posible apreciar diferentes estilos en la construcción de los monumentos. Edificios modernistas, como el Ayuntamiento y el Antiguo Ateneo Cultural, conviven con el estilo mudéjar de la iglesia de San Andrés (construida en el siglo XVI) o los restos del Castillo de los Vélez, una fortaleza militar del siglo XV.

Un lugar que hay que visitar si se quiere conocer un poco más la historia de Mazarrón es el Centro de Interpretación del Barco Fenicio, situado junto a la playa. En él se expone una réplica de un barco fenicio del siglo VII a.C., a la vez que se hace un recorrido por la cultura de este pueblo y el proceso de construcción de sus barcos, muchos de los cuales se hundieron frente al litoral murciano.

Po otro lado, la gastronomía mazarronera hace uso de los productos de la zona, tanto de los que provienen del mar como de la huerta. Entre ellos destaca su ingrediente estrella, el tomate de Mazarrón, reconocido por si sabor y color.