Cadaqués, cultura y tradición

Cadaqués, cultura y tradición

Cadaqués es uno de los municipios que forma parte del Parque Natural del Cap de Creus, situado en el extremo oriental de la provincia de Girona. Está enclavado a los pies de las montañas del Pení y de los Bufadors, formando la bahía que hace las veces de puerto natural. El efecto del viento de tramontana, típico de la zona, se ve claramente en las formas que ha esculpido en las rocas de los acantilados durante milenios.

Artistas de renombre como Klein, Picasso, Albéniz, y, sobretodo Salvador Dalí, dieron a conocer el municipio a nivel internacional. La huella cultural y artística que dejaron aún se puede ver en el gran número de galerías de arte y museos de la población.

Sin embargo, el auténtico encanto de este pueblo marinero está en sus calles estrechas y empedradas, sus blancas casas con ventanas azules y las calas de aspecto virgen y salvaje que recorren el litoral. Una de las más emblemáticas es Cala Tulip. Posee un gran valor paisajístico y natural debido a la riqueza de sus fondos marinos, en los que se han encontrado los restos de barcos fenicios, griegos y romanos que naufragaron. Fue en esta cala donde Dalí se inspiró para crear algunas de sus obras.

En lo más alto de la población se eleva la iglesia de Santa María, de fachada blanca y estilo gótico, cuya edificación comenzó en el siglo XVI, gracias al dinero que aportaron los pescadores, y que finalizó a principios del XIX. Cabe destacar el órgano del siglo XVII, el más antiguo de Cataluña, que alberga en su interior.

En Cadaqués también hay un buen número de edificios modernistas, inspirados en la arquitectura cubana y construidos gracias al enriquecimiento de los catalanes que se fueron a hacer las américas.

Pero, sin duda, dos de los lugares más visitados de Cadaqués son Portlligat y el Cap de Creus. El primero es un pequeño núcleo donde antaño se ubicaban las barracas de los pescadores y que se convirtió en el lugar de residencia de Salvador Dalí. Aún hoy se puede visitar la casa-taller del artista o bañarse en su playa de arena oscura y aguas cristalinas. En cambio, el Cap de Creus es un parque natural que se creó para proteger la fauna y flora, tanto marítima como terrestre, de esta pequeña península. De nuevo la tramontana ha dado forma al paisaje modelando esculturas caprichosas en las rocas. En lo más alto del acantilado se encuentra el segundo faro más antiguo de España, que entró en funcionamiento en 1853.

La tradición marítima de Cadaqués tiene su reflejo en la gastronomía. La mayoría de platos se elaboran con pescados y mariscos procedentes de sus aguas, que tienen un sabor más intenso, especialmente los que se pescan en el ámbito rocoso del Cap de Creus. Se suelen acompañar con un vino Denominación de Origen del Empordá.

Dentro del marco de las festividades, Cadaqués cuenta con dos fiestas mayores y una gran variedad de eventos culturales, como el Festival Internacional de Música y el Ciclo de Conciertos de Órgano de Cataluña. Pero en el municipio también tienen lugar otras festividades. Algunas de ellas son la Feria de los Indianos, celebrada en honor de aquellos aldeanos que viajaron a Cuba en el siglo XIX para hacer fortuna o la Romería del Sol Naciente (Aplec del Sol Ixent), un encuentro que tiene lugar en el Cap de Creus cada 1 de enero a las siete de la mañana con el propósito de contemplar el primer amanecer del año y de la península ibérica.